CARRETERAS ABANDONADAS

CARRETERAS ABANDONADAS

Cuando hablo de carreteras abandonadas no hablo de carreteras en las que no invierte el Estado: me refiero a carreteras que anteriormente habían soportado mucho tráfico y por las que al hacer una nueva carretera, una nueva autovía o una nueva autopista, quedaron cerradas al tráfico. Muchas de ellas carreteras tan importantes como son las nacionales.

En este tema veremos algunos de los tramos de carreteras, unos más cortos y otros más largos, que el progreso ha hecho desaparecer debido a que han quedado obsoletos.

Estas fotos son el fruto de un trabajo que me ha llevado a recorrerme varios miles de kms por diversas Comunidades Autónomas de España, pudiendo constatar que tenemos cientos de kms de carreteras abandonadas.

Concretamente esto:

aquí vemos claramente la carretera nueva (derecha) y la vieja (izquierda), completamente abandonada.

Con este reportaje vamos a dar una vuelta al pasado y a adentrarnos en estos tramos olvidados.

Aquí tenemos en primer plano una carretera abandonada. Al fondo pasaba el nuevo trazado; y digo pasaba porqué ahora también está abandonada. Hace poco fue sustituida por una autovía que pasa cerca de allí

Si miramos este tramo a través del Google Earth, vemos que aún pasa un camión y algún que otro coche por ahí. Era cuando todavía no estaba abandonada.

Algunas de las carreteras que veremos a continuación son usadas actualmente para acceder a pequeñas fincas que hay por la zona.

No es así el caso que nos precede. Aquí vemos dos carreteras: la de la derecha, muy antigua, y la del fondo (la del puente), que lleva pocos años abandonada.

La nueva carretera pasa justo detrás de dónde yo hice la foto. Un tramo recto que sustituye a este puente.

Otra foto tomada desde la carretera abandonada. Al fondo se ve el puente abandonado junto al nuevo puente que sustituye la curva.

Normalmente las carreteras abandonadas discurren en cierta forma paralelas a las nuevas.

Aquí vemos la nueva y la anterior. Paralelas exactas.

Hay trazados sinuosos…

en los que puedes llegar a hacer lo que te dé la gana.

Algunas carreteras están cortadas por taludes de tierra.

Cuanta más ancha es una carretera abandonada, más espectacular resulta.

Esta foto refleja muy bien este reportaje: al fondo la nueva carretera, mientras que el retrovisor refleja la carretera abandonada.

Recuerdo hace unos años, siendo yo pequeño, cuando iba con mi padre en el coche. Había unas obras cerca de la carretera. Le pregunté si por allí pasaría la nueva carretera. -Entonces, ¿cuando esté acabada ya no pasaremos más por ésta?- le pregunto;. -No. ésta quedará abandonada-.

¿Cómo podría quedar abandonada aquella carretera en la que pasaban tantos coches? Era imposible!. Años después, esa carretera ha quedado olvidada.

En carreteras abandonadas te puedes encontrar antiguas señales de tráfico que hoy resulta imposible ver.

Señales que indicaban la velocidad son ahora usadas por los cazadores para ver cómo andan de puntería. Esta señal está cocida a balazos.

Aunque una foto como ésta no puede describir sensaciones, te puedo decir que en ella se encuentra el mejor puerto de montaña que he hecho: abandonado y con muchas curvas: pocas cosas resultan tan tentadores en esta vida.

Fíjate en las vallas viejas y en las nuevas (delante de las viejas). Fíjate también en la línea continua amarilla. Eso es síntoma de que hace poco tiempo los coches volvieron a pasar de forma provisional por ella, ya que la nueva carretera (al fondo) a veces la cortan debido a las obras.

Avanzamos.

Si comparamos la foto de arriba con la de abajo, observamos claramente que una lleva poco tiempo abandonada, mientras que la otra lleva muchos más años.

Algunas de estas carreteras son usadas en la actualidad por los granjeros de la zona.

 

Esta misma, acababa en un precipicio. Debajo, la carretera nueva.

¿Una nacional? esta carretera había sido hace muchos años una nacional. Hoy es un lugar de paseo.

No solo hay carreteras abandonadas;

Hay también autovías, como este trozo de 500 metros de autovía abandonada (ver reportaje de este tramo de autovía en esta web). Actualmente es una zona de descanso para conductores.

Grandes carreteras…

que pasaban por el centro del pueblo…

Haber, hay todo tipo de carreteras abandonadas

Esta es la más antigua que he encontrado: hecha de piedra.

 

Ésta quedó abandonada poco después de publicar este reportaje.

Encontramos también extrañas carreteras.

Ésta que ves, está actualmente recubierta por tierra.

Pero hace pocos meses era una importante carretera más: este pequeño tramo se hizo provisionalmente para arreglar la carretera principal.

¿A que no parece que hubiese pasado una nacional por aquí?

Hay proyectos que no salieron bien. Ahora me encuentro en una carretera de montaña. La recta que ves sin asfaltar, fue un proyecto de recta para evitar hacer la curva, sólo que el final de la recta acabó derrumbada. Una chapuza.

Hay hasta carreteras desaparecidas.

Aquí vemos un pantano seco. Dónde está el coche es dónde pasaba antes la carretera. Aún se ve el puente que a pesar de la corrosión del agua aguanta bien.

Desde el Google Earth vemos el puente señalado, mientras que el círculo de arriba pertenece a un pequeño túnel dónde pasaba el tren. Hoy está todo inundado.

Pero una carretera no es sólo un trozo de asfalto.

Es un lugar con historia, anécdotas, etc…

-¿Como deja usted el camión cruzado aquí?- le preguntaba un Guardia Civil a un camionero que había cruzado el camión sin querer en esta curva debido a la nieve. ¡Me cago en la puta!- decía el camionero enfadado -¡Pues si tantos cojones tiene usted atrévase a sacarlo!-

Ocurrió hace muchos años en esta curva cuando era la carretera principal (anécdotas que cuentan los lugareños). Actualmente este tramo (que hoy es una de las salidas del pueblo) lleva hacia la carretera de circunvalación del pueblo que también quedó abandonada poco después de publicar el reportaje.

En una carretera abandonada puedes pasear, hacer footing, ir en bicicleta, jugar a fútbol, patinar…

-Sonreíd chicos, que nos hacen una foto- les decía el guía a través de un walkie a un grupo de chavales que bajaban patinando. El coche de atrás hacía de vagón de cola para avisar a los posibles coches que se acercaban que habían niños en la carretera. Durante ese tiempo, no pasó ningún coche.

-Antes los niños iban a la carretera a saludar a los camiones; hoy van a jugar a la pelota- me decía una lugareña.

Y es que al cerrar al tráfico estas carreteras es cuando desaparece el peligro.

Algo tan peligroso como parar el coche en una curva se puede hacer perfectamente en estas carreteras. De hecho en este tipo de carreteras es dónde voy a hacer sesiones de fotos a mi coche o al de los amigos.

 

Éste había sido uno de los tramos con más siniestralidad de España: hoy es el lugar más tranquilo del mundo.

Pero abandonar una carretera no es dejar un trozo de asfalto abandonado.

Cerrar una carretera al tráfico implica cerrar negocios.

La niebla cubre este viejo restaurante

en el que aún se pueden ver sus mesas

con sus platos.

 

-Aún recuerdo cuando pasaba la carretera por aquí. Me cuesta asumir verla vacía- le decía yo al dueño de un restaurante en el que me quedé a comer mientras preparaba este reportaje. -Antes, en los días buenos facturaba 6.000 euros. Hoy no llego ni a 2.000. Arriba tengo dos plantas más con habitaciones; ya nadie se para a dormir aquí. Tengo varios restaurantes más: éste seguramente lo acabaré cerrando- me decía él mientras se apresuraba en servir un plato a un cliente.

Justo antes de irme, me quedo mirando un antiguo cuadro que hay en el comedor. Es una foto aérea del pueblo en el que me encuentro. Se ve también el restaurante y una fila de coches de cuando había la carretera nacional.

-Si sigues carretera abajo verás que los hoteles o restaurantes que no cerraron, los han convertido en puticlubs– me dijo despidiéndose.

Él pudo aguantar el negocio porqué su restaurante se encuentra en un pueblo bastante grande. Otros empresarios no tuvieron la misma suerte.

-¿Eres de Televisión Española?- me preguntaba la dueña de una gasolinera al verme con el equipo de fotografía encima.

-Nosotros no dábamos abasto con tanto coche. Fue una gran alegría para los vecinos de la zona cuando se abandonó esta carretera e hicieron la nueva. El tráfico descendió progresivamente. Nosotros hemos dejado de ganar mucho dinero. ¿Ves aquella gasolinera de enfrente? También es nuestra: decidimos cerrarla porqué con una nos basta-.

De hecho, en el tiempo que estuve por allí haciendo fotos y entrevistando, sólo paró un coche a repostar.

-¿Ese taller también es suyo?- le pregunto a la señora. -Si, pero ahora ya no lo usamos: ahora sirve para guardar nuestros coches-.

Talleres, bares, restaurantes, hoteles dónde paraban los camioneros y otros conductores a descansar, hoy han quedado muertos para siempre.

Desde el Google Earth observamos este último restaurante. Aún se pueden apreciar los coches aparcados de cuando la carretera aún no había sido abandonada.

Antes veías a los aparcamientos de los restaurantes llenos de coches. Ahora, el único coche que había estaba abandonado.

Al dejar de haber vida, algunos optan incluso por abandonar sus casas.

Muchas de estas viejas carreteras habían sido auténticos puntos negros.

Allí dónde algunos dejaron su vida para siempre.

Este Seat Ibiza lleva años en el fondo del barranco.

Aunque parece ser que los ocupantes de este Ibiza tuvieron suerte, no la tuvo esta chica en este otro accidente.

-Yo vine a vivir aquí 3 años antes de que se abandonase la carretera- me decía un vecino que poco antes había estado observando como yo aparcaba el coche en una zona muy solitaria. -¿Ves aquella curva? Pues ahí se mató mucha gente. Venían de la recta y al llegar a la curva se quedaban allí. Yo fui testigo de múltiples accidentes-.

De hecho, en la curva que me comentaba este vecino habían bastantes restos de accidentes: desde cristales rotos, hasta una carátula de móvil, pasando por una tarjeta telefónica de esas de cabina.

-Bajaba el camión y se desplazó la carga provocando que éste volcase. El camionero pudo salvarse. Este chico era un familiar de él. Dicen que murió ahogado ya que el camión iba cargado de aerosoles y productos de lejía. Recuerdo que poco después de volcar hubo una explosión-.

Años después del accidente, aún se pueden ver los botes de lejía quemados a escasos metros del lugar del accidente.

-Recuerdo que estábamos en la piscina. Mi hijo fue uno de los primeros en ir a ayudar. Los familiares del fallecido aún vienen aquí a traer flores y a hablar con mi hijo- me decía la dueña de un hotel abandonado que hay justo en el punto del accidente.

Es una historia terrible.

No todo son recuerdos de los familiares a familiares fallecidos en accidentes de tráfico: esta cruz al lado de una carretera abandonada, recuerda a dos asesinados en la Guerra Civil de 1936.

(Ninguna de estas fotos de fallecidos tiene que ver entre sí).

Un viejo Chrysler pasa por al lado de un lugar dónde hubo una muerte.

Es la parte más triste de estas carreteras.

Siguiendo con el tema de las carreteras abandonadas, aquí vemos otras tres carreteras: la abandonada (desde dónde yo he hecho la foto), la vieja (en medio), y la nueva (arriba, dónde pasa el camión).

Detalle de la carretera de en medio, dónde hasta hace poco había un volumen tremendo de tráfico pesado.

Seguimos carretera abandonada abajo (hoy, más que una carretera abandonada, es una riera… tener que pasar con el coche por ahí duele bastante)…

encontramos una antigua ruta ferroviaria que cruzaba esta carretera.

Esta ruta me recuerda a otra que encontré.

Esta foto también está hecha desde una carretera abandonada. A la izquierda del todo, vemos asomando una estación de tren abandonada, y al centro, lo que habían sido las cocheras.

¿Dónde está la carretera nueva?

La nueva carretera pasa justo por dónde antes había pasado una antigua ruta ferroviaria que al parecer, nunca se llegó a abrir.

La nueva carretera desde el otro lado.

 

Evolucionamos: se crean nuevas carreteras…

…mientras que otras son abandonadas para siempre.

-Es como la vida misma- me decía una anciana durante el reportaje -esta carretera se fue muriendo igual como nos pasa a las personas-.

Ya nunca más volverán a parar los conductores en este bar para tomar un café.

Ya nunca más volverán los camioneros a dormir en este hotel.

Ya nunca más volverán a pasar los más de 20.000 vehículos diarios que circulaban por este tramo.

Un coche solitario pasa lento por la carretera abandonada: carreteras por las que pasaron nuestros abuelos, nuestros padres; tal vez nosotros también.

Junto al frío, me quedo mirando una carretera abandonada: una carretera por la que recuerdo haber pasado siendo yo pequeño y que ahora me cuesta asumir que ya nunca nadie más volverá a pasar por aquí.

Una planta asoma por la carretera abandonada. Carreteras que tuvieron tiempos mejores y que hoy ya forman parte de la historia de nuestro país.

 

  • En homenaje a mi padre, por todos estos años en la carretera y por todos esos kilómetros compartidos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar