LA NOCHE DE LOS TRANSISTORES (23F)

LA NOCHE DE LOS TRANSISTORES (23F)

El golpe de estado ocurrido el 23 de febrero del año 1981 en España (más conocido como «23F»), fue un intento fallido de golpe de estado protagonizado en Madrid, cuyo propósito era restituir, el antiguo régimen franquista a España. Esta intentona golpista fue organizada por un grupo de guardias civiles, bajo el poder del Teniente Coronel Antonio Tejero.

Las causas que impulsaron este golpe de estado fueron las siguientes:

La fuerte crisis económica que complicaba la vida en España; un país que para ese entonces, se encontraba en plena transición hacia la democracia, luego de pasar cuarenta años bajo el régimen franquista.

El grupo terrorista ETA, mantenía azotado al país sumergiéndolo en un continuo baño de sangre, a través de innumerables atentados.

La organización territorial de la nación, para ese entonces, se encontraba algo confusa.

El gobierno se mantenía callado ante la mayoría de las calamidades que ocurrían en el país.

La legalización del Partido Comunista Español (PCE), considerado un partido genocida por la mayoría de los españoles.

Todas estas causas y principalmente la última, fue la gota que rebaso el vaso y la paciencia de ese grupo de militares, que comenzaron a planificar, la mejor estrategia que devolviera el antiguo sistema de gobierno.

Luego que se legalizara el Partido Comunista Español en 1977. El ejército mostró de inmediato su rechazo hacia el mismo, pocos días después de tomada la decisión, el almirante Pita Da Veiga y Sanz, que para ese entonces era ministro de marina, presenta su renuncia. Inmediatamente el consejo superior del ejército lanza un comunicado en donde emite su descontento por tal decisión; sin embargo asegura que la acatará.

Para esa época gobernaba en España Adolfo Suárez, quien no supo mantener a flote al país, llevándolo a una profunda crisis, la cual se agudizó en el año de 1980. La fragilidad de su gobierno y sobre todo en las bases de su propio partido, originó su renuncia como presidente de gobierno en enero de 1981.

Fue entonces que en medio de ese ambiente tan tenso, se comenzaron a preparar los procesos de sustitución de Suárez. Luego de varios procesos, finalmente el monarca español Juan Carlos I decide elegir a Leopoldo Calvo- Sotelo, como candidato a presidente de gobierno.

Ya el ambiente estaba enrarecido cuando, el 19 de febrero de 1981, se da inicio a la sesión de investidura en el congreso de diputados. Aquí, Calvo-Sotelo expone su propuesta de gobierno. No consiguiendo la mayoría requerida de votos para acreditarse el cargo. Es necesario pues, ir a una segunda ronda de votaciones.

La segunda ronda de votaciones estaba pautada para el día 23 de febrero, ya el golpe estaba completamente planificado, eran la 6 de la tarde cuando se daba inicio a las votaciones en el congreso, ya los guardias estaban preparados y una vez pasados 20 minutos, comenzó la operación, el grupo de militares liderados por Antonio Tejero, entraban al congreso fuertemente armados, Tejero subió a la tribuna y con arma en mano emitió la célebre frase: “quieto todo el mundo”.

Además de las imágenes que pudieron verse en directo por Televisión Española, otro documento no menos valioso quedó también grabado para la historia de ese día fue la retransmisión en directo de la cadena SER, con Rafael Luis Díaz, cronista parlamentario de la SER y el locutor que narró en vivo el asalto al Congreso; Mariano Revilla, el técnico que dejó abierta la línea que permitió conocer en la SER todo lo que estaba ocurriendo en el hemiciclo durante el asalto.

En el minuto 00:53 del siguiente vídeo, en el que se narra la retransmisión en directo vía radiofónica, se escucha como a Rafael Luis Díaz se le empieza a quebrar la voz tras el inesperado y violento acto en el que la Guardia Civil hace entrada en el hemiciclo.

Fotográficamente, la secuencia de los hechos quedó de la siguiente manera:

Los diputados se levantan de sus escaños y miran hacia la puerta por la que el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, pistola en mano, acaba de irrumpir en el hemiciclo durante la segunda votación de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Gobierno.

Un grupo de 288 efectivos de la guardia civil ocuparon el hemiciclo y bloquearon las salidas:

El teniente coronel Antonio Tejero, pistola en mano, en la tribuna del hemiciclo del Congreso de los Diputados:

Tejero exige silencio a los congresistas. Una de las imágenes del 23-F más reproducidas (resultó ganadora del Premio Nacional de Periodismo y el World Press Photo, entre otros reconocimientos).

Adolfo Suárez increpa a los guardias civiles que zarandean al teniente general Manuel Gutiérrez Mellado:

El teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, vicepresidente y ministro de Defensa, rodeado de guardias civiles, con gesto de impotencia:

Los congresistas observan con inquietud al teniente coronel Antonio Tejero, en el centro de la imagen:

Vehículos y tropas de la Policía Militar se dirigen al Congreso de los Diputados:

Exterior del Congreso de los Diputados controlado por la Policía Militar:

Columna de vehículos de la Policía Militar, con el comandante Pardo Zancada al mando, a su llegada al Congreso de los Diputados:

El intento de golpe de Estado se alargó diversas horas, noche incluida.

Con la señal de televisión cortada, millones de españoles seguían las informaciones de los periodistas radiofónicos que informaban desde las inmediaciones del Congreso acerca de los acontecimientos tras la ocupación militar de la Cámara, en lo que se conoció también como «la noche de los transistores».

Muchas situaciones, aún sin aclarar, hicieron que este golpe de estado no prosperará. En la madrugada del 24 de febrero el rey Juan Carlos I emitía un mensaje de paz y tranquilidad la ciudadanía, apoyando a la democracia y condenando ese intento de golpe. Los cabecillas del mismo fueron condenados a prisión.

 

 

LA OPERACIÓN TURIA

Para entender qué relación tuvo el intento de golpe de Estado en Madrid con la ciudad de Valencia (a unos 350 kms. de distancia), te explicaré brevemente otra operación: la operación Turia.

La base de la operación Turia fue un pacto previo entre Antonio Tejero y el teniente general Jaime Milans del Bosch, capitán general de la III región militar en territorio valenciano.

Pero la finalidad de la operación Turia en sí era liderar la imagen de unidad con Antonio Tejero frente al intento de golpe de Estado que en esos momentos estaba liderando Antonio Tejero. Se pretendía dar a los mandos militares del resto de comunidades autónomas de España la imagen de fuerza para precisamente sumar fuerzas para que el golpe de Estado saliese adelante.

Pero Milans del Bosch fue el único de los capitanes generales de España que se sumó al golpe sin reservas y realizó acciones ofensivas de importancia. El 23 de febrero de 1981, poco después de la ocupación del Congreso de los Diputados, Milans del Bosch sacó cincuenta tanques junto con 2.000 hombres a las calles de Valencia y ordenó redactar un bando por el que decretaba, fuera de toda legalidad, el estado de excepción en la Región Militar bajo su mando.

Los carros de combate circularon por las principales arterias de la ciudad de Valencia, como las grandes vías y se mantuvieron apuntando sus armas a edificios clave como el Ayuntamiento, la Delegación del Gobierno, el Gobierno Militar y la Jefatura Superior de Policía.

Sin embargo, fracasó en su empeño de que el resto del ejército se uniera al golpe de estado.

Tras el mensaje televisado del rey Juan Carlos I, los militares que aún no se habían pronunciado decidieron quedarse del lado de la legalidad. A pesar de las clarísimas órdenes contenidas en el citado mensaje del rey, Milans del Bosch se negó a deponer las armas, no entregándose hasta las 5 horas de la mañana del día 24 de enero.

 

 

LA SALADA

Salada, es un vértice geodésico (un vértice o punto geodésico es un punto señalizado que indica una posición geográfica exacta conformando una red de triangulación con otros vértices geodésicos) de primer orden situado en España. Con una altura de 1.586 metros, se encuentra entre los términos de Abejuela (Teruel) y El Toro (Castellón), y forma parte de las últimas estribaciones de la Sierra de Javalambre, aquí llamada de El Toro. Muy próxima a su cima pasa el camino que une las localidades de El Toro (Castellón) y Andilla (Valencia), su vertiente norte pertenece a la provincia de Castellón y su vertiente suroeste a la provincia de Teruel.

 

 

LA BASE MILITAR LA SALADA Y EL 23F

En 1970, el Ministerio de Defensa (que entonces no existía como tal) inició el proyecto de una amplia red de dispersión troposférica y de microondas para enlazar a las autoridades al más alto nivel. A dicho proyecto se le denominó Red Territorial de Mando o RTM.

La dispersión troposférica es un método de comunicación con señales de radio de microondas a distancias considerables, a menudo hasta 300 kilómetros, y más dependiendo del terreno y los factores climáticos. Este método de propagación utiliza el fenómeno de dispersión troposférica, donde las ondas de radio en las frecuencias UHF y SHF se dispersan aleatoriamente a medida que pasan a través de las capas superiores de la troposfera. Las señales de radio se transmiten en un haz estrecho dirigido justo por encima del horizonte en la dirección de la estación receptora. A medida que las señales pasan a través de la troposfera, parte de la energía se dispersa hacia la Tierra, lo que permite que la estación receptora capte la señal.​

Normalmente, las señales en el rango de frecuencia de microondas viajan en línea recta y, por lo tanto, se limitan a aplicaciones de línea de visión, en las que el transmisor puede «ver» al receptor. Las distancias de comunicación están limitadas por el horizonte visual a alrededor de 50 a 65 km. La dispersión troposférica permite la comunicación por microondas más allá del horizonte. Fue desarrollada en la década de 1950 y utilizada para comunicaciones militares hasta que los satélites de comunicaciones la reemplazaron en gran medida en la década de 1970.

Debido a que la troposfera es turbulenta y tiene una alta proporción de humedad, las señales de radio de dispersión troposférica se refractan y, en consecuencia, las antenas receptoras solo recogen una pequeña proporción de la energía de radio. Las frecuencias de transmisión de alrededor de 2 GHz son las más adecuadas para los sistemas de dispersión troposférica, ya que a esta frecuencia la longitud de onda de la señal interactúa bien con las áreas húmedas y turbulentas de la troposfera, mejorando la relación señal/ruido.

Con la necesidad de enlazar la capitanía de Valencia con el cuartel general del ejército en Madrid mediante la utilización de microondas y así mismo hacer de puente con la capitanía de Mallorca se busca un sitio adecuado para poder instalar el repetidor.

Este repetidor denominado CT-6 se instaló en el Vértice Salada, tenía visión directa con Valencia y mediante dispersión troposférica enlazaba con otro repetidor situado en el Puig Major de Mallorca para su enlace con la capitanía de Baleares. Así mismo el CT-6 enlazaba con el repetidor situado en el Montseny (Barcelona) y con el situado en Sierra Espuña en Murcia.

El CT-6, denominado popularmente base de El Toro, no estaba realmente situado en El Toro (Castellón) sino en Abejuela (Teruel) aunque su acceso normalmente sí que se realizaba desde El Toro, aunque también se puede acceder desde Andilla (en el organigrama de la RTM de hecho al CT-6 se le conocía como CT-6 Andilla).

En muchos mapas y documentos de senderistas se habla de los radares o base de radares, pero realmente fue como se ha comentado anteriormente, un repetidor de radio. Quizás sus enormes antenas parabólicas destinadas a la emisión-recepción por dispersión troposférica llevaran a que algún editor de mapas pusiera que se trataba de estación de radar.

Sus potentes focos eran vistos a mucha distancia, desde Valencia se visualizaban muy nítidamente (la distancia entre la Salada y Valencia era de unos 60 km. en línea recta). Cabe destacar que había una dotación instalada durante todo el año y que el agua se subía en camiones cuba desde la masía de La Almarja.

Varias veces la base se quedó aislada a causa de las fuertes nevadas.

 

La base militar de la Salada, ubicada entre la ciudad de Madrid y la ciudad de Valencia, sirvió de puente de comunicación entre estas dos ciudades durante el intento de golpe de Estado (el círculo rojo es el punto donde se ubicaba dicha base militar mientras que las rayas indican donde se encuentra tanto una ciudad como otra).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El recinto constaba de varias construcciones:

 

 

 

Además del entrenamiento diario, los militares también contaban con zonas de ocio como esta pista de baloncesto:

 

 

 

 

 

El parking para los vehículos militares:

 

 

En una de sus plazas se encontraba este foso, usado para hacer las respectivas reparaciones y mantenimientos a dichos vehículos:

 

 

 

 

Detrás del garaje, el resto de edificios donde hacían vida los militares:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las antenas.

Como comento al principio del reportaje, había la falsa creencia de que esta base militar era también una base de radares pero la realidad era que esas antenas no eran más que repetidores de radio.

Estos repetidores fueron claves para la comunicación Madrid – Valencia durante el golpe de Estado y como anécdota, en un foro, un militar que estuvo destinado allí comentaba que se estuvieron haciendo cafés y sirviendo wiskis a las dos de la madrugada la noche del 23F.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La carretera finalizaba en un gran helipuerto:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A nivel militar, la base militar de la Salada estaba catalogada de super-secreta, tanto que ,teniendo una base de radio potente (nunca de radares), estaba totalmente prohibido llamar por teléfono.

Otra anécdota contada por el mismo militar decía, a modo de ironía, que «-era tan secreta que se veía perfectamente desde Valencia, no digamos ya desde las Cuestas del Ragudo o desde Barracas. En fin todo un desatino-«.

A finales de los años 90 fue disuelta la RTM y fueron cerrados y desmantelados la mayoría de los centros.

La salada, en concreto, cerró en 1997.

Poco después de su cierre se especuló con la posibilidad de construir un centro deportivo que incluyese una pista de esquí aprovechando las instalaciones de la base militar pero para llevar adelante aquel proyecto hacía falta, primero, que el Ministerio de Defensa cediera la propiedad de los terrenos por un precio simbólico y, luego, que apareciese algún inversor. No sucedió ni una cosa ni otra. Según parece, las escasas precipitaciones en forma de nieve en la zona, la altura del enclave (1.583 metros) y la proximidad del mar (60 km en línea recta) tampoco ayudaban a la viabilidad de la propuesta. Finalmente quedó en nada y, como sucede habitualmente en España, se dejó todo a la suerte del vandalismo.

 

 

LOS PROTAGONISTAS del 23F A DÍA DE HOY

  • Antonio Tejero fue procesado en 1983 y condenado a treinta años de reclusión por un delito de rebelión militar consumado, con agravante de reincidencia, con pena accesoria de pérdida de empleo (es decir, la expulsión de la Guardia Civil y la pérdida del grado) e inhabilitación durante el tiempo de la condena; cumplió condena inicialmente en la prisión militar del castillo de la Palma en Mugardos, y posteriormente en el castillo de San Fernando en Figueras , en Alcalá de Henares y en la prisión naval de Cartagena. En septiembre de 1993 recibió el tercer grado y salió en libertad condicional el 3 de diciembre de 1996; fue el último de los procesados del 23 de febrero en ser liberado. En prisión escribió sus memorias, estudió idiomas y cursó la carrera de Geografía e Historia. Apartado y expulsado de la Guardia Civil, en la actualidad vive entre Madrid y su apartamento en Torre del Mar (Málaga).

 

  • Jaime Milans del Bosch y Ussía fue procesado y juzgado el 8 de marzo de 1981 por un tribunal militar por el delito de rebelión militar. El 3 de junio de 1982 fue condenado a 30 años de prisión y en consecuencia expulsado del ejército. Estuvo también implicado, a pesar de estar preso, en la conspiración golpista del 27 de octubre de 1982. Consta que se entrevistó con el coronel Muñoz Gutiérrez, uno de los tres implicados estando en la prisión de Fuencarral. En 1987 el Consejo Supremo de Justicia Militar redujo su condena a veintiséis años, ocho meses y un día. Posteriormente fue indultado y puesto en libertad el 1 de julio de 1990 debido a su avanzada edad, pese a no haber mostrado en ningún momento, en sus declaraciones, rastro alguno de arrepentimiento por su delito. Tras salir de prisión, volvió a instalarse en su Madrid natal, donde murió de un tumor cerebral en 1997. Sus restos fueron sepultados en el Alcázar de Toledo, de acuerdo a sus deseos.

 

  • El rey Juan Carlos I, una vez retirado de sus funciones (en 2014) y pasado el trono a su hijo, se marchó pocos años después de España apresuradamente por los casos de corrupción y escándalos con amantes que le acechaban, lo que demuestra que, a pesar de que se consiguió consolidar la democracia en España, a día de hoy sigue siendo un país inestable donde cada año se producen flagrantes casos de corrupción y también de falta de libertades, denunciados por la Comunidad Europea. A pesar de los reiterados ejercicios de corrupción de Juan Carlos I, éste no podrá ser juzgado de ningún delito por disfrutar de inmunidad parlamentaria, lo que deja claro que, a pesar del paso del tiempo, la democracia en España goza de una gran inmadurez, alimentada también por la poca credibilidad de sus políticos.

One comment

  1. toni
    28 febrero, 2021 at 12:07 pm

    gracias por el gran reportaje, y la proxima vez haz que el codigo de verificacion sea de un solo dígito, que casi he de sacar la calculadora xD

    Reply

Leave a Reply

6 + 4 =

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar