La policlínica de Granollers (o policlínica del Vallès), ubicada en la población de dicho nombre (en la provincia de Barcelona), fue abierta en junio de 1935 por un grupo de médicos con la intención de atender las urgencias médicas de la población.

Poco a poco fue creciendo y en 1962 amplió sus instalaciones, con un nuevo edificio, al iniciar una colaboración con la Seguridad Social, cuyo volumen de enfermos atendidos fue en aumento hasta que en 1975 era ya del 60%.


Con este porcentaje y una clasificación inferior a la prevista, por debajo de los costes (bajo la estadística de días / enfermo / cama), comenzaron las dificultades económicas que provocarían en 1982 una suspensión de pagos al no poder hacer frente a las nóminas.

La situación se salvó con una aportación de 50 millones de pesetas por parte de la Generalitat de Catalunya.


En 1995 presentaba su segunda suspensión de pagos.

10 años más tarde, en 2005, la Generalitat suspendía todos los contratos que tenía con este centro: el motivo fue por la nefasta gestión que desde hacía años llevaba el centro.

El edificio tampoco podía pasar a ejercer actividad médica privada porque fue embargado por el Ministerio de Hacienda y la Seguridad Social.

A mediados de 2005, con una deuda cercana a los 11 millones de euros, la policlínica de Granollers cerraba definitivamente. Sus 125 trabajadores fueron repartidos, en la medida de lo posible, por otros centros médicos cercanos.

El cierre produjo tensas acusaciones entre los políticos de la comarca, acusando el enriquecimiento económico personal de alguno de ellos, detalle que se entiende perfectamente puesto que había algún cargo político metido en todo este asunto.

Tras el cierre, la Generalitat, junto con el ayuntamiento de Granollers, optó por comprar el edificio y rehabitarlo por un valor de 12 millones de euros pero técnicos del Servei Català de la Salud advirtieron que la rehabilitación sería demasiado cara, siendo más económico demoler el edificio y hacer uno nuevo.

A día de hoy, lo que había sido el centro médico es un solar con un futuro proyecto hospitalario sin definir.


Aunque como indico en la historia, la policlínica data de 1935, lo que vas a ver ahora es la exploración al edificio construido en 1962.


Entré por los sótanos así que lo primero que vi fue el garaje donde bajaban las ambulancias a dejar a los pacientes:














En esa parte, además, se encontraba guardado material del centro:






Lo que también sorprendió es que el hospital todavía tenía corriente eléctrica, detalle que facilitó tanto la exploración como la fotografía.

























































































































El recorte de prensa del inicio ha sido recogido de la hemeroteca de La Vanguardia Española.





Regresar