Son los últimos kilómetros de una línea ferroviaria minera abandonada en la década de los ´80.












Una línea ferroviaria minera con una larga historia ya que fue a principios del siglo XIX cuando empezaron a circular los primeros trenes por aquí, los cuales se encargaron de extraer el mineral hacia zonas industrializadas donde posteriormente sería transformado.




Durante el recorrido me encuentro con varias sorpresas: la primera es esta: se trata de un cargadero que servía para cargar en los vagones del tren el material extraído de esta pequeña mina que se encuentra en pleno trayecto.


Obviamente, la vía de tren tenía que pasar justo por debajo del cargadero, quedando los vagones en medio (entre la vía y el cargadero).

¿Porqué entonces en esta imagen la vía pasa tan relativamente distante del cargadero? El motivo es debido a que la antigua vía desapareció en su día para dejar paso a la nueva, más ancha.

Y es que en a mediados de la década de los ´70 las viejas vías fueron sustituidas por las nuevas, de tamaño más ancho, para así adaptarlas a las de RENFE y de esta forma poder rentabilizar la línea que empezaba a quedarse obsoleta. Justo en la década anterior ya se habían sustituido las viejas locomotoras de vapor por las nuevas con motores diesel.


La sustitución de vías no supuso un gran problema ya que el trazado era el mismo. Uno de los pocos puntos en los que aún quedan restos visibles del antiguo trazado es el de la siguiente foto, que capté unos metros antes de estas fotos que estás viendo.

A la izquierda puedes observar el viejo túnel por el que pasaban las viejas locomotoras de vapor. Al no poder ensanchar el túnel para no alterar el tráfico ferroviario se optó por hacer un túnel nuevo paralelo al viejo, más ancho para que pudieran caber las nuevas vías (más anchas) y con ellas también las nuevas locomotoras.


Sigo con la ruta.

Vista general del cargadero:










Esta es la parte de arriba: al fondo se hallaba la pequeña mina. Aunque se podía entrar, decidí no hacerlo por no disponer de sistemas de seguridad aptos para la ocasión (Ver el pequeño agujero excavado en la montaña, en la parte izquierda de la foto).


Vista general desde la parte de arriba:










Dejo atrás esta extraña infraestructura y sigo avanzando hasta la meta: la gran zona minera.


La siguiente sorpresa me la encuentro a los pocos metros.

La desaparición de los raíles. El motivo de esta desaparición es debido a que en este trayecto se iba a construir una vía verde. Afortunadamente, el alcalde de uno de los pueblos por el cual pasaba esta vía de tren se negó a que quitasen los raíles para poder montar un tren turístico que diese a conocer al turista la importancia que había tenido en su momento toda esta zona.


Aunque la idea de la vía verde no es en absoluto mala, yo también defiendo la idea de mantener ese tramo intacto. En España se han construido muchas vías verdes en lugar de aprovechar los trazados ya existentes para poner trenes turísticos.


Actualmente el proyecto se encuentra parado debido a la crisis y, posiblemente, por temas judiciales.


A escasos metros del final de la línea, un antiguo barrio de casas, de las que pocas quedan en pie, daba la bienvenida al tren. En ese punto vivían los mineros con sus respectivas familias. Había también una pequeña zona logística y las cocheras para las locomotoras de vapor. En estas últimas instalaciones no había nada a excepción del esqueleto de esta vieja Renault 4F:














Era ya plena tarde. La buena temperatura hacía que recorrerse la zona se convirtiese en un agradable paseo. Quise ver desde un pequeño montículo toda la extensión cuando de repente pude captar esta fotografía. Me parece preciosa y de las miles de fotografías que he hecho en estos últimos años, esta especialmente me parece increíble. No la retoqué: no retoco fotos: es una de las normas de mi web. Tal cuál sale, tal cuál la cuelgo. Los colores de la tarde hicieron que el lugar saliese así de fotogénico.




Desde ese punto se divisa un par de silos:








Debajo de ellos, los vagones aguardaban para ser cargados y salir rumbo a la civilización.


Detrás de los silos, en lo alto de una montaña, se divisa una nave industrial:








Dentro se encontraba la maquinaria respectiva y la cinta transportadora encargada de llevar el mineral hasta los silos que posteriormente pasarían a los vagones.






























































Los últimos trenes que vinieron a cargar en esta mina lo hicieron a mediados de la década de los ´80.

Poco tiempo después, aún habiendo importantes reservas de mineral dentro de la mina, se decidió cerrarla.

El aumento de costes, el poco margen de beneficio al no poder subir precios (la competencia apretaba) y el hecho de que el Estado retirase las subvenciones a las líneas ferroviarias mineras precipitó la muerte de esta compañía minera.

Atrás quedaron casi 90 años de actividad prácticamente ininterrumpida.





Regresar