Fue un importante lugar de ocio en su momento hasta que cerró a finales de la década de los ´80 - principios de los ´90.

Contaba con dos piscinas de tamaño grande (una de ellas olímpica), terraza - bar y zona habilitada para mini-golf.

Los edificios que las envuelven (los vestuarios) y los graffitis en todas las paredes le dan un toque fantasmagórico que ha servido de escenario para rodar algún espot publicitario.
















































































































Ha sido mucha la gente que también ha visitado estas piscinas para hacer originales trabajos fotográficos como es el caso de las cinco siguientes fotografías realizadas por Rubén Núñez (visita su web).













Regresar