El Club Mediterranée, ubicado en la zona del Cap de Creus, en Cadaqués (Catalunya) fue, por superficie, el lugar abandonado más grande que he visitado.


Apartado de cualquier núcleo urbano, se llegaba por una larga y estrecha carretera.




Nos constaba que había vigilancia, por lo que tuvimos que esquivar la entrada principal y colarnos por otra parte.


Desde ese punto pudimos observar lo que nos esperaba para el resto del día: toda una ciudad de vacaciones abandonada y bien conservada:


Y es que el Club Med era un concepto bastante diferente a las grandes ciudades de vacaciones que se han ido poniendo de moda en los últimos años.




Como has podido observar, no había vallas en todo el inmenso recinto. El motivo era para que diese la máxima apariencia de lugar natural, rodeado de naturaleza en toda su esplendor y con acceso a él desde cualquier punto del recinto.


Para entender todo esto te voy a explicar muy resumidamente la filosofía del Club Med.

Esta empresa francesa inició su actividad en 1950 y su propósito era hacer pequeños poblados turísticos vacacionales con el mayor contacto posible con la naturaleza.

Tal es así, que su primer poblado turístico (ubicado en la isla de Mallorca) fue construido con pequeñas chozas hechas de paja y sin luz, a primera línea de la playa. Posteriormente, en los siguientes poblados turísticos que se fueron construyendo (principalmente en zonas mediterráneas y luego a nivel mundial), las chozas fueron sustituidas por bungalows (habitaciones de obra y con instalación de luz) pero siempre con la misma peculiaridad: los baños y lavabos seguían siendo comunitarios.


Los recintos del Club Med, no sólo pretendían adaptarse al entorno natural sino que además eran construidos respetando también el parecido de la zona.

En el caso del Club Med del Cap de Creus (construido en 1962 y con 370 bungalows disponibles) los bungalows simulaban las casas de los pequeños pueblos de pescadores del litoral mediterráneo.






Uno de los bungalows visto desde dentro: eran tan pequeños que con mi cámara era imposible hacer una foto general. En cada bungalow había una cama de matrimonio, un mueble con diversas estanterías, un armario para colgar la ropa y una caja fuerte.

Te preguntarás como puede ser que un par de personas pudiesen hacer vida allí dentro. Más abajo te explicaré el porqué.










Esta pequeña edificación que ves a la derecha, era el aseo comunitario: allí estaban las picas para lavarse las manos, lavabos y duchas.














El recinto era tan grande que hasta estaba dividido en diversos barrios (por decirlo de alguna forma): el que te he mostrado ahora era uno de ellos.

Bajamos para la zona centro.




Esta era la zona centro:


Antes te he dejado con la duda de como un par de personas podían hacer vida en un bungalow tan pequeño como el que te he mostrado. El motivo es porqué, precisamente, en los bungalows no se hacía vida: solamente se iba a descansar y a dormir.

Todo ello era debido a que en la zona centro es donde se agrupaban todas las actividades de esta zona turistica:




En ese punto es donde se encontraba el restaurante




y la zona de discoteca y espectáculos.














El entorno era tan natural, que hasta parte de algunas rocas sobresalían de entre los ladrillos:























Pulsa aquí para continuar leyendo el reportaje / Regresar