Un hospital para niños que no llevaba demasiados años abandonado.


































































Del mobiliario del hospital quedaba poca cosa; entre ellas, la máquina de radiogarfías:
















El piso superior, bajo el tejado, servía para guardar detalles de pequñena encergadura:








El sótano albergaba también diversas secciones:








La más llamativa era la zona de rehabilitación que incluía un pequeño gimnasio y esta piscina:




En otro piso más abajo se encontraba la diversa maquinaria necesaria para hacer funcionar el hospital:


En las dos siguientes fotos, a primera vista no se aprecia, pero bajar hasta allí era imposible debido a la gran cantidad de agua acumulada que había: calculo que habría más de un metro de agua allí (fíjate en el reflejo del agua).

De todas maneras, se podían observar algunos enseres que el agua todavía no se había tragado:




Lo que si que quedó a salvo fue diverso material, como todas estas bañeras y algún que otro juego para niños:












El hospital se encontraba en un recinto en el que habían diversos bloques de casas: posiblemente estaban hechas para albergar a familias que tenían a niños enfermos de larga estancia o para médicos que trabajasen allí.










Este reportaje se hizo conjuntamente con Daniel Gil. Visita su reportaje.





Regresar