Encontrar un lugar virgen en el mundo de los abandonos es casi imposible; esta fábrica de bollería industrial no era un ejemplo de ello pero casi.


Se encontraba en un estado más que aceptable así que cuando me comentaron que su estado, esa misma tarde me desplacé a la fábrica para hacer el reportaje.


Calculo que la empresa se cerró en 2006: nosotros la visitamos en 2008. Si bien "no estaba al 100%", aún no había sido vandalizada así que procedimos a la exploración.
















































Subimos a las oficinas; la parte más interesante de todas:








En las oficinas estaba todo: desde el mobiliario hasta cientos de documentos contables:


















































Y si ya estábamos alucinando con todo lo que estábamos viendo, mucho más espectacular fue la visita a la sala de reuniones:








Fue una de las mejores exploraciones que hicimos; no se suelen encontrar lugares en tan relativo buen estado.

Llegamos a tiempo porqué en menos de un año esta empresa acabó siendo vandalizada.


Este reportaje se hizo conjuntamente con Dani (visita su blog).





Regresar