Blanes (Girona), es una tranquila población de la Costa Brava catalana.


El típico pueblo que en verano se llena de turistas pero que durante el resto del año permanece con una tranquilidad absoluta.


Se encuentra a pie del Mediterráneo, mar de calma donde los haya.


Sin embargo, una imagen llama la atención: se trata de un catamarán en plena playa:






Sucedió el 27 de diciembre de 2008, cuando un impresionante temporal nunca visto sacudió la costa catalana.

Blanes fue una de las localidades más castigadas por dicho temporal.

El agua arrastró algunas pequeñas barcas hasta dentro de sus calles, pero la imagen más espectacular del temporal fue la de este catamarán que el agua arrastró hasta la arena, dejándolo encallado:








Aunque no lo parezca, los daños ocasionados en la embarcación fueron muchos: los suficientes como para que dejase de navegar definitivamente.


















Una de las hélices, muy dañada...


la otra, completamente destrozada:














A un centenar de metros de allí, otra embarcación;


en este caso, una golondrina que el temporal partió por la mitad:






La escena, recogida por un video-aficionado:






















La playa de Blanes, como si nada hubiese pasado:


Los restos de ambos barcos estuvieron unos días ahí, ante las miradas atónitas de habitantes y curiosos que pasábamos por allí:










Y es que la imagen del catamarán en la arena, hacía que más de uno se quedase de piedra:












El temporal azotó a toda España provocando numerosos daños materiales. En Catalunya hubieron 3 víctimas mortales: todas ellas engullidas por el mar.

En este reportaje han colaborado Josep Clusells (vídeo del barco partiéndose en dos) y Gerard Balmanya (vídeo de los destrozos después del temporal).

Si te gusta el mundo marítimo, mírate los diversos vídeos de Gerard Balmanya porqué merece la pena verlos.





Regresar