No he leído cosas demasiado agradables acerca de este polvorín, en los que muchos hicieron la mili pero no quieren volver a recordar su paso por aquí.

Por lo que cuentan algunos, era una especie de correccional; trato duro e inhumano que acabó en 1994, con el cierre del polvorín.


A la entrada, las casas de los altos mandos:
























La pequeña iglesia: paz en medio de la nada.












Edificio de equipamientos: aquí se encontraba el comedor, lavandería y servicio al soldado en general:














































Taller:




Y el edificio más grande del polvorín: aquí es donde formaban y dormían los soldados:










Si bien habían unas pocas habitaciones...




el edifico era diáfano; con pequeñas paredes separatorias. Aquí se tenía que pasar mucho frío en invierno y mucho calor en verano.








Un lugar con paredes blancas pero, desgraciadamente, por poco tiempo:















Pulsa aquí para continuar leyendo el reportaje / Regresar