La discoteca Contacto abrió en los años ´80 y tuvo una buena acogida.


Con esta foto, parece un lugar pequeño, pero es todo lo contrario:


La taquilla nos da paso al interior...


completamente quemado:


Una foto de cuando estaba en plena actividad...


...y su estado actual:














Ardió cuando el negocio estaba en horas bajas, a principios de los ´90: la apertura de otra discoteca a pocos kilómetros se había llevado parte de sus clientes. Fue la excusa para cerrarla (e intentar cobrar del seguro).

La huella del incendio desde el exterior (en las paredes de hierro):


Las altas temperaturas deshicieron incluso estos medidores de presión que se encontraban en una sala anexa:


Pocos años después de su apertura, la discoteca creció:




Se ampliaron sus instalaciones con un par de piscinas, tobogán, y discoteca exterior: se convertía en un completo complejo de ocio:














Subimos las escaleras...




que llevaban a la sala V.I.P.: parte de ella también fue afectada por el incendio (se encuentra al lado de la sala quemada):






















En el sótano se encontraba este salón recreativo:


La misma foto pero con flash: al fondo, el logo de la discoteca:












La típica máquina en la que tenías que poner 2 monedas de 25 pesetas para una partida, o 1 de 100 para jugar tres partidas: ¡que recuerdos!








El burger también nació cuando se amplió el complejo de ocio:




Un rápido flash al pasado...


para seguir con la realidad actual:




El segundo piso:










Desde la terraza (arriba del todo)...


se podía ver parte del complejo, como esta pequeña pista de karts:






o las dos piscinas, así como toda la zona de discoteca exterior:












Una de las diversas jaulas del exterior (jaulas que formaban parte de un pequeño zoo que también había):


Otro lugar más que no pudo subsistir a los nuevos tiempos.




Agradecimiento a Mónica Valls y a Gerard Rodríguez por la colaboración en este reportaje (2 fotografías antiguas).





Regresar