Encontré esta colonia obrera de casualidad. Estaba caminando por un trazado montañoso para hacer unas fotografías de aquella zona y me la encontré de frente.


No habían grafitis; es un lugar en el que, una vez abandonado (hace décadas), ha ido muy poca gente: las veces que he vuelto a pasar por allí me he fijado más: de hecho se ve desde la carretera pero está en un lugar en el que uno ni se fija: eso ha salvado el lugar del vandalismo: espero que siga así muchos años más.

Es un lugar tétrico: entras por una calle en la que en ambos lados hay sendos edificios:








Son paralelos: ambos son largos y están compuestos por habitaciones.


Unas hacían la función de almacén:








mientras que la mayoría, eran las habitaciones donde dormían los trabajadores:






Los armarios:


Pocas diversiones habían en esos tiempos: una de ellas eran las revistas eróticas, si bien por aquellos entonces no se podía pedir mucho...




...por eso sorprende ver tanto destape (poster de abajo a la derecha) en esa época:




No todo eran chicas:


También habían ídolos:




Y los que más me sorprendió: un poster de Pippi Calzaslargas...


...y el de una niña pequeña: o en esa parte del edificio dormía algún niño, o es que allí había algún pederasta: opto por la primera, porqué en una de las zonas de esta fábrica había una aula con algunos libros infantiles.


Mobiliario almacenado:










Al final de los pasillos se encontraban los lavabos: uno de ellos con multitud de cascos de los trabajadores:










El viento que recorría aquella zona provocaba que algunas puertas del edificio se abriesen y cerrasen solas: si los de las televisiones hubiesen venido a filmar este hecho, fijo que hubiesen dicho que eran los espíritus.

La sensación de caminar por ahí, con toda esa soledad y con el ruido de las puertas de fondo es bastante intranquilizante.




El almacén:




















Documentos contables de cuando la empresa estaba en plena actividad: actualmente esta parte se encuentra cerrada:























Regresar