¿Te imaginas un lugar abandonado en el que, tras varios años de abandono, las cosas estuvieran en su sitio sin que nadie hubiese tocado nada?

Pues, aunque pocos, pero los hay.

No es el caso de este hotel, pero casi: está vandalizado, pero en proporción "años de abandono / vandalismo", este lugar es el que mejor se conserva de todos los que he visitado.

Y es que el estado en el que se conserva este hotel es increíble, teniendo en cuenta los años que lleva abandonado.


Restos de vandalismo los encontramos en prácticamente todo el hotel, pero el que este edificio se encuentre en un lugar tan inhóspito, ha hecho que se haya podido conservar en tan relativamente buen estado.


Es por ello que he decidido NO poner fotos del exterior (las fotos que verás del edificio, están realizadas desde dentro del hotel al patio interior), para que se conserve otras tantas décadas en este estado, aunque en mi opinión, es de los pocos edificios abandonados que aún podrían salvarse.

¡Es que ni por fuera parecía abandonado!

El lugar es impresionante, y no por tamaño, sino por algunos detalles que vas a ver a continuación.

La bienvenida en la recepción:


La centralita telefónica: típica de las películas antiguas:


Tal y como has visto en la recepción, gran parte del suelo estaba invadido por revistas que algún vándalo se encargó de ir repartiendo por todo el edificio: y es que los idiotas también aparecen en los lugares más inhóspitos.

El bar:




y el comedor:




que constaba de dos plantas:








Desde allí accedíamos a esta sala en la que aún se conserva material:


y al lado, una sala de juegos con billar incluido:


El hotel disponía de un par de ascensores: uno (el de la foto) para los clientes, y otro para el personal de servicio:


Vamos a las habitaciones:




Habían dos tipos de habitaciones: tamaño pequeño y normal: las de tamaño pequeño disponían de estas camas (una prácticamente encima de la otra) para aprovechar el espacio:


No habían camas de matrimonio, por lo que tenías que espabilarte si querías intimar con la pareja:


Las habitaciones disponían de teléfono...


...y de lavabo: recordemos que en esos años, no todos los hoteles disponían de lavabo en la habitación.

Y he aquí otro de los múltiples detalles que aún se conservan en este hotel: el papel higiénico!






y no solo eso: ¡sino hasta las toallas!:


Y para colmo, no se veían sucias, aunque mejor no tocarlas:


Las revistas en el suelo: principalmente eran revistas de publicidad de toda aquella zona: habían muchas por todo el hotel.


Otro de los pasillos, en la misma planta:


¿Y te has dado cuenta de los pocos grafitis que hay en todo el edificio? vandalismo de revistas pero... ¡paredes blancas!


Vamos al piso de arriba:


Este piso destaca por una particularidad: una parte de él está quemado:


Con el flash, se ve mejor:


Una señora que trabajó en este hotel (que por cierto: creo que era de Valencia y se quedó a vivir por esa zona porqué allí es donde encontró el amor) me explicó abiertamente que el hotel lo quemaron expresamente para cobrar del seguro: una forma peculiar de sacar el último beneficio de un negocio que hacía aguas.

Lo estamos viendo cada cierto tiempo en España: la crisis que actualmente estamos viviendo, hace que algunas empresas "ardan por algún cortocircuito".

El fuego se inició en esta habitación:










pero, por suerte, no afectó a demasiadas zonas del hotel: el pasillo y poco más:




Lo que el fuego no quemó, lo dejó ennegrecido, como los pasillos...


o las habitaciones:


En las habitaciones de esta zona aún se conservaban colchones, así como las sábanas:








Una de las muchas cosas que me llamaron la atención, fue el ver esta habitación repleta de colchones unos encima de otros: estaban cerca de la habitación del incendio, lo que me hace ser mal pensado y plantearme lo siguiente: si de verdad el fuego fue intencionado, ¿se pusieron esos colchones cerca para que ardiesen, y así provocar más daño al edificio?.


Pero la sorpresa me la llevaría en un extremo del hotel: concretamente en dos habitaciones.


El hotel se abandonó allá por los ´80, pero a pesar del tiempo... ¡¡¡la cama aún estaba hecha!!!


Esta foto que acabas de ver, es una de las más espectaculares que he hecho jamás: no por el aspecto, sino por fotografiar algo que aún nadie ha tocado.

La cama de al lado, al menos, aún conservaba sus sábanas:


El lavabo, ennegrecido por el humo:


Vamos a la habitación de al lado:


donde encontramos otra cama, y justo la cama de al lado...


¡también estaba hecha!


Restos de la humedad del techo, encima de ésta:


La toalla...


el papel higiénico...


y la pastilla de jabón: la moví para hacer la foto, pero fíjate en la parte blanca (donde estaba inicialmente); en tantos años aún nadie la había tocado:





Pulsa aquí para continuar leyendo el reportaje / Regresar