Cuando cerró su actividad, a principios de los ´90, era una empresa grande:


Pero no siempre fue así de grande: en sus inicios era una pequeña empresa.


Al lado, la que debía ser la casa de los dueños: deduzco que debía ser una empresa familiar:


Ésta es la parte vieja: aquí empezó la actividad de este matadero.




Una cámara frigorífica:


Unas escaleras daban acceso al sótano, inundado con una extraña agua rojiza...


La altura del agua hacia imposible caminar por esa parte.


Vuelvo arriba:




El secadero: donde reposaban las piezas antes de ser distribuidas a las tiendas:














La empresa no solo evoluciona, también crece en tamaño con la construcción de este edificio, pegado al edificio inicial:


Vista general del matadero con la nueva construcción:


















¡Qué ironía! (mira el letrero y después el texto del grafiti).


Sala de despiece:






Uno de los secaderos: en las diversas plantas, habían varios:


Esta estufa, colgada en el techo de los pasillos centrales, servía para captar a los pequeños insectos que se colaban en el edificio: un sistema simple pero efectivo:




















Penúltima planta: estaba vacía: una planta de reserva que se debió construir por si la empresa continuaba su proceso de crecimiento: no pudo ser.


Última planta: la usaban de trastero: aquí se guardaba mobiliario de oficina (fotocopiadoras, teléfonos, etc.) así como algunos documentos contables:










Aún podían verse algunos de los envases (vacíos): pocos, pero material interesante (algunos datos aparecen tapados):






Un cuadro con una foto perteneciente a un stand, en alguna exposición:




Las vistas desde la última planta:







Regresar