Entre una concurrida carretera...


...y la playa...


...encontramos el hotel Biarritz.

Es un hotel con mucho encanto: su estado tétrico hace que, a diferencia de otros lugares abandonados, te quedes mirándotelo un buen rato a la vez que te preguntas el porqué un hotel así esté cerrado.


Desde que lo vi por primera vez, allá a principios de los ´90, supe que algún día entraría: al fin y al cabo es lo que yo siempre hacía cuando era pequeño: desde el asiento trasero del coche: memorizaba los lugares en los que veía fábricas abandonadas para que cuando fuese mayor, poder ir a visitarlas con el coche.

Acerca de este hotel no tengo ningún tipo de información y a la (poca) gente de la zona que pregunté para que me informasen de este edificio, no supieron darme ningún dato.

Entramos a uno de los comedores:


Aquí debía haber una foto grande del hotel: me hubiese gustado ver esa foto:


Una de las partes más llamativas del edificio, es la del comedor que hay en un extremo: una parte está derrumbada, pero es un "derrumbe extraño" porqué una parte quedó sujeta a las viguetas, mientras que la otra cayó apoyándose al suelo: aunque no es así, es como si alguien hubiese recortado una parte del techo. El resto de la estructura, se ve en buen estado (aunque el estado de un edificio siempre engaña).






Vista del piso de arriba desde la planta baja: una imagen singular:






La barra del bar...


y la cocina:




Las escaleras al segundo piso:






Vista de la parte derrumbada:




Una de las diversas habitaciones: no quedaba nada en ellas:






El espacio dónde antes había habido una bañera:


















Este pasillo llevaba al salón grande,


con vistas al mar:






Escaleras al segundo piso:
















Un lugar de descanso, tanto para los miles de conductores que pasan cada día por delante, como para turistas que buscaban Sol y playa.

Son diversos los motivos que pueden hacer que un negocio cierre, pero... ¿a qué parece extraño que un lugar como éste esté cerrado?

Es la duda que siempre surge cuando estás visitando un lugar abandonado.













Regresar