Belchite (Zaragoza); un pueblo ubicado en el corazón de Aragón, conocido por su encarnizada batalla que vivió en el año 1937, en plena Guerra Civil Española.

Pasado el tiempo, paseamos por sus calles, las cuales nos hacen sentir todo aquél drama humano que vivieran aquellas, hoy tranquilas, tierras aragonesas.








Entre las fachadas de sus derrumbados edificios, aún podemos ver muchos restos de metralla.
























Una foto sacada justo después del bombardeo...


y otra actual, hecha desde el mismo punto.








Vista del convento de San Agustín...


que perteneció a la Orden de los Agustinos ermitaños, los cuales permanecieron en Belchite hasta la mitad del siglo XIX.


Precisamente, en el lateral derecho de la torre (en la foto no se ve), existe un pequeño cascote que se comenta que es un obús que quedó incrustado, sin llegar a estallar.

Sinceramente: a mí me pareció verlo, pero estaba oscureciendo y no sé si la vista me quiso engañar.














Salimos del convento y nos dirigimos a otra zona de casas...


dónde nos encontramos con un par de clásicos:


Un Simca 1200 y un Citroën 2cv.




Como es de suponer, estos dos vehículos son de fechas posteriores a la Guerra Civil, y es que en el pueblo viejo de Belchite, a pesar de los destrozos ocasionados por la Guerra, se continuó viviendo hasta finales de los años ´60 aproximadamente.






Desde allí observamos la Torre del Reloj (derecha) y, asomando, la iglesia de San Martín (izquierda).























































Pulsa aquí para continuar leyendo el reportaje / Regresar