ACCIDENTE DE SOMOSIERRA

EL NIÑO DE SOMOSIERRA

Ocurrió el 25 de junio de 1986 y en su momento fue considerado por la INTERPOL (organización internacional de la policía criminal) el caso más extraño de Europa.

Son las primeras horas del día en Somosierra (Madrid) cuando Un camión cargado con 20.000 litros de ácido sulfúrico entra en el pueblo dirección hacia el norte.

Tras atravesar el pueblo, el camión se dispone a bajar el puerto de montaña.

 

 

Empieza una bajada prolongada. Empieza también una dramática historia que a día de hoy aún no se ha resuelto ni se va a resolver jamás.

Es curioso como hay historias de las que, por un motivo u otro, no interesa que se sepa toda la verdad.

Poco a poco el camión va recorriendo el complicado trazado. Para un coche no presenta mayor dificultad, pero ese puerto de montaña es toda una prueba de fuego para los camiones y más en aquellos tiempos en que los frenos no eran tan sofisticados cómo lo son en la actualidad.

 

Justo pasada esta señal…

empieza una recta más pronunciada aún.

 

La foto de arriba muestra la recta ya desde abajo, justo en el punto en que empieza una curva a la derecha y de tres carriles pasa a dos. Los frenos del camión parece ser que pierden efectividad.

Poco después se encuentra un pequeño zig-zag (a derecha e izquierda)…

 

para acabar perdiendo el control del camión, chocando violentamente contra otro camión que venía de frente. Se dice que iba a unos 140 km/h en ese momento.

Los 20.000 litros que llevaba el remolque son esparcidos por la carretera y llegan hasta el río Duratón.

Este fue el punto exacto del accidente:

 

El matrimonio formado por Andrés Martínez y Carmen Gómez, los ocupantes del camión, pierden la vida en el accidente.

Al día siguiente, los periódicos se hacen eco de la catástrofe. Un periódico de la época muestra el desastre en portada. La foto actualizada muestra el punto del accidente a día de hoy (junio de 2007).

Poco después, cuando los familiares del matrimonio son informados del accidente, las fuerzas de seguridad son informadas de que un tercer pasajero iba en el camión: se trata del niño Juan Pedro Martínez Gómez, el hijo del matrimonio, conocido a partir de aquél día cómo el niño de Somosierra. Sorprendentemente, no se encuentra ningún resto de él entre los amasijos de hierro en los que se había convertido el camión.

Aunque en un primer momento se dijo que el ácido había disuelto al niño, algunos testigos afirmaron haber visto a dos personas que se llevaban al niño en una furgoneta blanca Nissan Vanette.

Para ello, se buscaron los datos de todos los propietarios de todas las Nissan Vanette que había en ese momento en España, detalle que no tuvo que ser difícil ya que esa furgoneta era de reciente comercialización en dicho país pero no se consiguió (o no se quiso) averiguar nada.

Muchas cosas se especularon pero muchas cosas se ocultaron también.

Me decía un vecino del pueblo con el que estuve hablando que uno de los testigos del caso sufrió poco tiempo después un extraño accidente de tráfico.

Bajo mi opinión, está claro que por algún motivo no interesó que se supiera lo que ocurrió realmente aquél día en el km. 95 de la N-I.

Más de 20 años después todavía aún se pueden ver los restos de cal que se utilizaron para neutralizar los 20.000 litros del ácido sulfúrico que cayeron del camión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún con los años, el caso sigue siendo recordado cada cierto tiempo en algunos programas de televisión.

El programa «¿Quién sabe dónde? también le dedicó uno de sus espacios (en 1992) en el que contaba con testimonios que presenciaron el accidente de tráfico:

La construcción de un nuevo trazado menos peligroso y más acorde con los tiempos actuales ha hecho que este tramo del puerto de Somosierra haya quedado abandonado. Un trazado sinuoso por el que ya no circula nadie: una brutal prueba de resistencia para los frenos de vehículos pesados.

 

 

Nunca se supo nada de aquella Nissan Vanette ni de esas dos supuestas personas que se llevaron al niño ni nunca se supo tampoco porque ese camión hizo 12 inexplicables paradas en un espacio de tiempo tan corto, justo antes del fatídico accidente.

Fueron muchos los voluntarios y los días empleados para buscar al niño en un radio de varios kms. hasta que finalmente se dio por cerrado el caso.

Y nunca más se supo de Juan Pedro Martínez Gómez; el niño de Somosierra.

 

  • Agradecimiento a Emilio por haberme acompañado en la realización de este reportaje.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar